thelastbike

momento angular

¿POR QUÉ NO NOS CAEMOS DE LA BICI EN MOVIMIENTO?

¿Por qué no nos caemos de la bici en movimiento?

La bicicleta ha sido uno de los medios de transporte más utilizados en todos los países del mundo. Se dice que su creador fue el Inventor e investigador alemán Karl Drais, quien el 12 de junio de 1817 presentó en público su invento llamado “La Draisiana”, muy similar a las bicicletas actuales, pero no tenía pedales, sino que se impulsaba con los pies.

La mayoría de las personas aprenden a andar en bici desde que son niños, pero poca gente se pregunta cual es el secreto de su funcionamiento, ya que ni los mismos científicos han llegado a una conclusión general de ¿por qué no nos caemos de la bici en movimiento?

Teorías científicas

La ciencia siempre ha tratado de explicar los fenómenos que son aparentemente inexplicables. En búsqueda de dar una respuesta a la pregunta ¿Por qué no nos caemos de una bici cuando está en movimiento? muchos científicos han afirmado que se debe al efecto giroscópico. Sin embargo, otros experimentos más recientes han demostrado que el efecto giroscópico no es la razón real por la cual nos mantenemos en equilibrio.

También se ha dicho que la razón es algo conocido como el Momento Angular, pero cada vez surgen más preguntas que demuestran que ninguna de esas teorías explican en su totalidad el por qué no se cae una bicicleta cuando está en movimiento.

Una de esas interesantes preguntas es ¿por qué entonces unas personas tienen más habilidad al andar en bici que otras? ¿por qué hay personas que por más que lo intentan no pueden mantener bien el equilibrio en la bici? y ¿por qué las personas tienden a perder el equilibrio en la bici cuando se asustan o se desconcentran?

Si la razón real de el equilibrio de una bici en movimiento estuviera solamente en su diseño o las leyes de la física, el resultado sería el mismo para todas las personas. Entonces concluimos que los pensamientos de quien maneja la bici juegan un papel fundamental.

Cuando la ciencia no basta

La mente humana es muy poderosa y cada día nuevos estudios demuestran la incidencia de nuestros pensamientos en la realidad que nos rodea. Conducir una bici no es una excepción, es el resultado de creer y saber que se puede lograr. Por eso motivamos con palabras positivas a los niños cuando están aprendiendo a montar en bici.

Imagina por un momento la siguiente situación: Unos padres están en el parque son su pequeño hijo de 3 años enseñándolo a andar en su bici. El niño sube a su bici con la intención de lograrlo, pero sus padres comienzan a decirle cosas desmotivantes como: ¡No lo vas lograr nunca! ¡seguramente te vas a caer! o ¡nunca haces nada bien! ¿Crees que ese pequeño logrará fácilmente mantener el equilibrio en su bici? Lo más probable es que no lo haga.

La seguridad mental que tengamos al subir a una bicicleta es una de las principales razones por las cuales no nos caemos de una bici en movimiento; y a pesar de que el momento angular y el efecto giroscópico pueden ayudar, no bastan para hacer que no tengamos una caída.

¿Como mantener el equilibrio en una bici en movimiento?

Lo primero, como ya sabes, es mantener una actitud positiva y creer que lo vas a lograr sin ningún problema.

Una vez comenzada la marcha es muy importante mantener firmeza y seguridad en el manillar, ya que un pequeño cambio brusco en la trayectoria puede hacerte perder el equilibrio y por lo tanto la confianza.

En segundo lugar, es necesario concentrarse en el camino. Algo parecido a conducir un coche; no podemos ir conduciendo con la mente puesta en otras situaciones ni revisando los mensajes del móvil.

Existen otros factores que debemos tener en cuenta cuando vamos con nuestra bici por el campo, la montaña o la ciudad, como por ejemplo el terreno. No es lo mismo rodar con la bici en una carretera asfaltada que está seca, que hacerlo después que ha llovido o cuando el suelo está lleno de grasa o de tierra, pues es mucho más probable sufrir un resbalón.

Disfruta de tu bici sin ningún temor

Ahora que ya sabes que tu bicicleta es un vehículo muy seguro y que no te caerás si mantienes un buen ritmo, pero sobre todo una muy buena actitud mental, puedes dar un paseo con más seguridad y disfrutar más. Pero recuerda que la prevención es muy importante y no olvides respetar las normas de tráfico.

Así que no esperes más, coge tu bici y disfruta del paseo.

Esperamos te haya gustado este post sobre ¿Por qué no nos caemos de la bici en movimiento? Y si es así, te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales.

Muchas gracias a todos por seguirnos.                                    

¡Hasta pronto y feliz pedaleo!